Esta web utiliza cookies para optimizar la navegación. Al continuar con su visita, usted acepta el uso de cookies y nuestra política de privacidad. Acepto

Menú

Cómo realizar el mantenimiento de una caldera de biomasa

Una de las ventajas más evidentes de las calderas de biomasa es que obtenemos calor a un bajo coste y, además, reduciendo las emisiones de CO2. Cabe destacar que su mantenimiento es muy sencillo, por lo que cualquier usuario puede realizarlo.

Las calderas de biomasa, por las características del combustible utilizado, generan cenizas y suciedad en su interior, que debe limpiarse con cierta periodicidad para que no afecte a la caldera ni reduzca su rendimiento —una caldera limpia siempre consume combustible de manera más eficiente—.

Veamos qué mantenimiento tiene una caldera de biomasa y quién debe realizarlo.

Revisión periódica por el usuario

Cuando adquirimos una caldera de biomasa, a pesar de que disponga de sistemas de limpieza automática, debemos ser conscientes de que se pueden producir residuos en la cámara de combustión, que deben limpiarse con regularidad. La frecuencia de limpieza depende del tipo de combustible y las horas de funcionamiento de la caldera.

Por estos motivos, iremos conociendo la periodicidad de limpieza a medida que usemos la caldera; el instalador también puede orientarnos, puesto que conoce el modelo de caldera y los consumos habituales de la zona.

La principal tarea del mantenimiento de una caldera de biomasa es la limpieza del cajón de cenizas; es extraíble y esto nos permite vaciarlo con facilidad. La limpieza de los pasos de humos y del quemador se evita si la caldera tiene limpieza automática como las de la gama Bioclass.

Otro aspecto a tener en cuenta es la calibración de la caldera. Dependiendo de la densidad y forma del combustible la cantidad transportada por el alimentador cambia, por lo que es necesario calibrar la caldera cuando se haga un cambio de combustible.

Siguiendo estos sencillos pasos, podemos conseguir mayor eficiencia en el consumo de la caldera, además de alargar su vida útil. Ante cualquier duda de mantenimiento, lo mejor es contactar con nuestro servicio técnico oficial.

Revisión anual obligatoria

Además del mantenimiento regular por parte del usuario, las calderas de biomasa, por ley, deben pasar por una revisión anual. En esta revisión, el técnico especialista se encargará asegurar la eficiencia, revisar los elementos hidráulicos y eléctricos, limpiarla en profundidad —haciendo especial hincapié en el quemador y los pasos de humos—, revisar los elementos de seguridad, y, en general, asegurarse de que todo funcione correctamente.

Aunque no se cite de manera explícita en la norma, es conveniente revisar anualmente el estado de la chimenea y si es el caso limpiarla con el fin de evitar depósitos de hollín y hacer más seguro el sistema.

En Domusa Teknik, aconsejamos acogerse a la extensión de 5 años de garantía, ya que, además de que durante este período tendremos incluidos desplazamiento, piezas y mano de obra de los técnicos del servicio oficial, las revisiones anuales obligatorias también estarán cubiertas.

Así mismo, esta extensión de garantía incluye un plan de mantenimiento durante estos 5 años, en los que el técnico controlará la eficiencia de la caldera, para que los consumos de la instalación sean lo más bajos posible, sin perder confort en la vivienda.

Publicado por Domusa Teknik
Formación Oferta formativa Accede a nuestra amplia oferta formativa e infórmate sobre las últimas novedades. VER MÁS >> Blog Infórmate Entra en nuestro blog y descubre toda la información de interés que hemos preparado para ti. VER MÁS >>