Esta web utiliza cookies para optimizar la navegación. Al continuar con su visita, usted acepta el uso de cookies y nuestra política de privacidad. Acepto

Menú

Los diferentes tipos de biomasa

Para los consumidores que oyen hablar por primera vez de biomasa, puede resultar confuso entender qué es, de dónde se obtiene y por qué es un tipo de combustible que está haciendo una fuerte competencia a los tradicionales. Por este motivo, en este artículo queremos resolver todas estas dudas de manera resumida y muy gráfica.

Qué es la biomasa


El término biomasa se refiere a la materia orgánica de origen vegetal que tiene como característica el ser renovable, a diferencia de los combustibles fósiles -como el petróleo o el gas-, que son finitos y se agotarán algún día.

La biomasa se obtiene de residuos vegetales (provenientes de podas, de limpiezas forestales o de la industria maderera) y se considera que su balance de CO2 es neutro. Esto quiere decir que las emisiones que produce la biomasa durante su combustión son equivalentes al que las plantas de que está compuesta absorbieron durante su crecimiento.

Tipos de biomasa


Existen diferentes tipos de combustibles que pueden considerarse biomasa. A continuación, veremos los más utilizados.

Leña

Es el tipo de biomasa más tradicional. Puede obtenerse de diferentes especies vegetales y lo podemos encontrar en variedad de tamaños y formas, dependiendo tanto del tipo de árbol como del proveedor.

Habitualmente se utilizan especies con bajo contenido en resina y con una madera dura, como el roble, la encina o el haya.

A la hora de comprar leña, es importante que tenga un bajo nivel de humedad (menos del 20%), porque la leña verde produce más CO2 y es menos calorífica. Para conseguir este nivel de humedad la leña debe haberse secado durante al menos 2 años.

La ventaja de una caldera de leña es que es un material barato, fácil de obtener y promueve la gestión forestal sostenible. El principal inconveniente es que debemos alimentar la caldera manualmente varias veces al día, por lo que exige nuestra atención constante.

Pellet

El pellet se fabrica a partir de serrines, virutas y desechos de la industria maderera, así como de los sobrantes de limpiezas forestales. Toda esta materia se prensa en pequeños cilindros muy densos, con un alto poder calorífico y sin añadir aditivos, ya que la propia lignina de la madera hace de conglomerante.

Una caldera de pellets tiene un alto rendimiento y produce muy pocas cenizas, por lo que su mantenimiento es mínimo.

Hueso de aceituna

Este excedente de la industria alimentaria, tras un proceso de secado y limpieza para eliminar impurezas, está listo para ser utilizado como biomasa, ya que tiene una baja concentración de humedad natural (en torno al 15%) y una gran densidad, además de un alto poder calorífico y un precio muy económico.

Aunque no producen mucha ceniza, es superior a la que genera el pellet, por lo que es necesario un mayor mantenimiento de la caldera.

Tabla comparativa de los diferentes tipos de biomasa


Para terminar, veamos el poder calorífico y el precio de cada tipo de biomasa.



Combustible Poder calorífico (kWh/Kg)* Poder calorífico (kcal/kg)* Precio (€/kg)** Precio (€/kWh)**
Leña 4,41 3.800 0,20 0,045
Pellet 4,57 3.940 0,27 0,059
Hueso de aceituna 4,48 3.860 0,14 0,031

*Fuente de los datos: www.idae.es
**Precios obtenidos en diferentes sitios web en agosto de 2016, por lo que pueden variar.

De esta manera, vemos que el ahorro económico puede llegar a ser considerable. Además, sabemos que estamos utilizando productos no contaminantes, que podemos almacenar en casa de manera limpia, sin miedo a combustiones ni olores desagradables, y que contribuimos a reducir las emisiones de gases invernadero.

Publicado por Domusa Teknik
Formación Oferta formativa Accede a nuestra amplia oferta formativa e infórmate sobre las últimas novedades. VER MÁS >> Blog Infórmate Entra en nuestro blog y descubre toda la información de interés que hemos preparado para ti. VER MÁS >>