Esta web utiliza cookies para optimizar la navegación. Al continuar con su visita, usted acepta el uso de cookies y nuestra política de privacidad. Acepto

Menú

¿Qué son los pellets?

Los pellets son un producto 100% natural, fabricado a partir de desechos de otras industrias, por lo que resulta ecológico y muy económico. De unos años a esta parte se está utilizando como combustible, sobre todo para sistemas de calefacción, y está catalogado como biomasa. El pellet está formado básicamente por restos de madera que se trituran y se comprimen a alta presión, dándoles forma de cilindro; la lignina natural que contiene la madera hace de aglutinante, por lo que no lleva aditivos. La compresión da como resultado un producto muy denso, duro y de gran poder calorífico.

Los pellets se utilizan para obtener calefacción y agua caliente en viviendas y otro tipo de edificios, gracias a estufas y calderas especialmente preparadas para este tipo de combustible.

Ventajas de los pellets como fuente de energía para calderas

  • Su precio es muy económico, en comparación con los combustibles fósiles, ya que se fabrica con desechos de serrerías y carpinterías.
  • Al estar compactados, ocupan poco espacio, en comparación con la madera, y su transporte es sencillo.
  • No son contaminantes, ya que su nivel de emisiones de CO2 es neutro, es decir, el CO2 que absorbieron los árboles durante su crecimiento es igual al CO2 que emiten los pellets al quemarse.
  • Los pellets son un producto 100% natural, obtenido exclusivamente a partir de restos de madera, por lo que no son contaminantes. Si el pellet se derrama, no corremos ningún peligro de contaminación, porque no es tóxico.
  • El pellet no caduca ni se estropea, siempre que lo guardemos en un lugar seco.
  • Las calderas de pellet suelen estar totalmente automatizadas, por lo que son muy fáciles de utilizar y apenas necesitan intervención del usuario (salvo un sencillo mantenimiento).

Cómo saber si un pellet es de buena calidad

En el mercado existen pellets de diferentes calidades, pero es recomendable escoger solo el mejor pellet para asegurar una buena combustión y alargar la vida de nuestra caldera o estufa. Los pellets deben ser brillantes y lisos, además de tener una longitud uniforme. Tienen que ser compactos y no deshacerse al mínimo contacto, ya que si hay demasiado serrín o polvo, la combustión produce más cenizas y suciedad en la estufa, lo que exigirá un mayor mantenimiento.

El pellet debe tener un color uniforme y no llevar elementos extraños, como restos de papel, tierra e, incluso, formica y plásticos.

Los pellets de buena calidad, tienen mayor densidad que el agua; esto se comprueba fácilmente introduciéndolos en agua. Si se hunden, tienen la densidad correcta. Para comprobar su pureza, dejamos que estén 5 minutos sumergidos en agua; si no se deshacen, es que en su composición han añadido colas u otro tipo de aglutinantes, por lo que en la combustión producirán más humo (y, evidentemente, no serán tan ecológicos ni poco contaminantes).

No obstante, para asegurarnos comprar un pellet de buena calidad, lo mejor es comprobar que este certificado bajo las normas europeas sobre la calidad del pellet.
Nos podemos encontrar con pellets certificados bajo normativa DIN o EN y la calificación optima para ser utilizado en calderas o estufas sería DIN + o EN A1+ .

La demanda de pellets crece año tras año en nuestro país, debido a que cada vez son más los usuarios que se decantan por las calderas de biomasa para la instalación de calefacción y ACS. De esta manera, pueden contar con un sistema mucho más limpio para el medio ambiente.

Publicado por Domusa Teknik
Formación Oferta formativa Accede a nuestra amplia oferta formativa e infórmate sobre las últimas novedades. VER MÁS >> Blog Infórmate Entra en nuestro blog y descubre toda la información de interés que hemos preparado para ti. VER MÁS >>