Esta web utiliza cookies para optimizar la navegación. Al continuar con su visita, usted acepta el uso de cookies y nuestra política de privacidad. Acepto

Menú

¿Cómo ahorrar en calefacción y reducir nuestra factura energética?

¿Alguna vez te has preguntado cuánto gastas tu vivienda? Ahora que se acerca el invierno es conveniente saber que, entre los gastos de consumo energético de una vivienda, entre los que se encuentran la calefacción, el aire acondicionado y el agua caliente sanitaria... la calefacción representa de media la mitad de este consumo y si hablamos de una casa aislada ubicada en una zona de clima frío, este gasto puede representar hasta el 71% del total.

Estos porcentajes pueden variar en función de varios factores: la zona climática donde esté ubicada la vivienda, la calidad de la construcción y su nivel de aislamiento, su equipamiento y el rendimiento de sus equipos e incluso los hábitos de confort de los usuarios..  Pero con todo ello, el principal gasto es el que destinamos a calentar nuestro hogar.

Sistemas de calefacción centralizados o individuales

Por supuesto que, las medidas de ahorro que podamos adoptar dependerán en gran medida del sistema de calefacción que utilice nuestra vivienda ya que existen diferencias sustanciales entre los sistemas centralizados o de calefacción central y los sistemas de calefacción individuales, donde lo más habitual es que cada vivienda cuente con una caldera, que es la que suministra el calor.

En el primer caso, es decir en las instalaciones de calefacción centralizadas, es importante disponer de instrumentos de medición del consumo o en su lugar repartidores de costes de calefacción. También podremos instalar válvulas termostáticas para regular el caudal de entrada de agua en función de la temperatura deseada, en cada dependencia.

En el caso de las instalaciones individuales, y al tratarse de un sistema mucho más sencillo, dispondremos de termostatos y el panel de la propia caldera para poder adecuar el consumo a nuestras necesidades.

Pero independientemente de todo esto, siempre podremos realizar pequeños gestos que nos permitan optimizar el  uso de nuestros equipos y con ello reducir nuestra factura energética.

Consejos para ahorrar en calefacción

Con estos datos, es importante tener en cuenta una serie de consejos o recomendaciones que en general nos van a ayudar a conseguir un mayor ahorro en nuestra factura de calefacción:

  • Purgar los radiadores; es aconsejable purgar o extraer el aire de los radiadores antes de comenzar la temporada de invierno. Con esta sencilla tarea conseguiremos mejorar el rendimiento energético de nuestra instalación.
  • Utilizar termostatos programables; los termostatos programables como MyDOMO, nos permiten hoy en día programar el encendido de la calefacción, ajustar los horarios, la temperatura deseada y en definitiva nos ayudan a realizar un uso más eficiente de la energía.
  • Realizar un correcto mantenimiento de la caldera; es aconsejable realizar la limpieza y control de la caldera al menos una vez al año. De esta forma, evitaremos consumos excesivos.
  • No cubrir los radiadores; no es conveniente cubrir los radiadores con muebles, ni por supuesto, poner la ropa a secar sobre ellos.
  • Cerrar los radiadores de aquellas estancias de la vivienda que no están ocupadas o no se utilizan.
  • Revisar y reforzar el aislamiento de la vivienda; alrededor de un 75% del calor de una vivienda se puede llegar a perder a través de ventanas, puertas, paredes y techos construidos con un mal aislamiento. Por ello es fundamental que nuestra vivienda cuente con un buen aislamiento térmico y conseguir que las pérdidas de calor sean lo menores posible.
  • Ventilar la casa, al menos 15 minutos al día y evitar así, generación de humedades y acumulación de gases.
  • Si fuera posible y nuestro equipamiento tiene ya varios años, valorar la posibilidad de cambiar de sistema e instalar una caldera más eficiente o tecnologías como la bomba de calor.
  • Mantener una temperatura de confort adecuada; se considera que 21 grados son suficientes para conseguir una temperatura agradable y de confort en la vivienda, siendo aconsejable rebajar la temperatura hasta los 18 grados por la noche para evitar un exceso de calor en las habitaciones.

Siguiendo estos consejos, no sólo conseguiremos ahorrar en nuestra factura sino que también, contribuiremos a la sostenibilidad reduciendo nuestra huella de carbono.

Publicado por Admin Domusa
Formación Oferta formativa Accede a nuestra amplia oferta formativa e infórmate sobre las últimas novedades. VER MÁS >> Blog Infórmate Entra en nuestro blog y descubre toda la información de interés que hemos preparado para ti. VER MÁS >>